_MG_5965

Publicado por & archivado en Blog, Educación, Endeudamiento, Planificación.

La usura, o mejor conocido como chulco, es una práctica en la que una persona o colectivo presta una cantidad de dinero, la misma que es cobrada de forma diaria, semanal o mensual, con intereses que superan los valores establecidos por la Superintendencia de Bancos. Este tipo de préstamos llegó al país hace más de 10 años, cuando el dólar pasó a ser la moneda local.

Nuestro país ha sido el escenario de varios casos que terminaron en tragedia por este delito, debido a cobradores abusivos. Personas que lo han perdido todo e incluso han muerto, son ejemplos que debemos considerar antes de correr el riesgo de ser estafados o exponer nuestra integridad.

Tome en cuenta:

  • El chulco desencadena otros delitos como sicariato y lavado de dinero.
  • El delito de usura es sancionado con una pena de entre cinco a siete años de cárcel.
  • El gobierno ofrece una recompensa de 50.000 dólares a quienes denuncien o proporcionen información sobre esta estafa, la línea habilitada para este delito es 1800 335 486.

Tres pasos para reconocer un billete

Reconocer un billete falso no es siempre una tarea fácil, compartimos tres sencillos pasos para reconocer rápidamente esta estafa.

Textura

Los billetes auténticos se pueden reconocer al tacto debido a su textura, la cual es firme y resistente, los billetes auténticos llevan un relieve en la imagen principal, en las letras y en la cifra de mayor tamaño.

Apariencia

Otra forma de comprobar la autenticidad de un billete es mirarlo al trasluz. Todos los billetes tienen tiras de plástico de seguridad; las mismas que irradian un color específico en cada denominación.

Sellos y marcas de seguridad

Utilice luz natural para confirmar que el billete contenga una marca de agua; la cual debe reflejar el retrato de una persona. Los números de serie van en el mismo color que el sello del tesoro, en los billetes falsos estos números no siempre están alineados ni espaciados.

Tome en cuenta estos consejos en el momento de recibir billetes, sobretodo si son de una nomenclatura considerable.